La Cerveza

La cerveza es una bebida alcohólica muy antigua, desarrollada por los pueblos de los imperios mesopotámicos y por los egipcios, resultado de fermentar los cereales germinados en agua, en presencia de levadura. Aunque existen en el mercado cervezas de trigo, mijo y arroz, la más habitual es la obtenida a partir de la fermentación de la cebada. Una vez embebida de agua, la cebada se deja germinar a fin de que el almidón se convierta en azúcar soluble. Una vez conseguido este proceso, se seca y se tuesta más o menos, según se quiera obtener una cerveza pálida, dorada o negra.

Para conseguir ese paladar amargo que caracteriza a la cerveza, se le añade lúpulo o, más exactamente, su flor, un cono de pétalos dorados que contiene resinas y aceites aromáticos. Para conseguir la mezcla de ambos sabores, se añade el lúpulo durante el proceso de ebullición de la cerveza, en las tinas de cobre, al tiempo que también se adiciona el azúcar. Sin la presencia del lúpulo, la masa en ebullición o Wort podría utilizarse para la destilación de whisky. Si la cerveza tiene mucho gas carbónico, ya sea natural o añadido, se denomina "Lager". La "Stout" es oscura y densa, algo dulzona, característica de Irlanda e Inglaterra. La "Bock" es densa y guarda algo de aroma de las levaduras. La cerveza clara es una clase inglesa, suave, endulzada y con intenso sabor a lúpulo. Desde 1945 la industria cervecera ha logrado un gran desarrollo; entre 1945 y 1965 se duplicó la producción mundial. El aumento de la producción y del consumo ha sido notable en países como Japón, URSS, México y España.

 

Del rey babilonio NABUCONODOSOR se conservan las siguientes palabras:

He hecho correr sin medida como corre el agua del río, torrentes de cerveza, sobre el altar de MARDUK y su esposa SARPANITU

 

Dos definiciones necesarias para encarar el tema del lúpulo y la cerveza:

Lúpulo

« (Del lat. Tardío lupulus, planta llamada lupus en Pliniio); sust. m. 1. Planta canabínea trepadora de la familia de las cannabáceas, cuyos frutos desecados se emplean para aromatizar y dar sabor amargo a la cerveza: el aceite extraído del lúpulo se emplea, entre muchos usos, como aroma de perfume.

 [Botánica] Lúpulo (Humulus lupulus, L) Planta trepadora perteneciente a la familia de las Cannabáceas (Cannabaceae). Se utiliza para aromatizar cerveza y otras bebidas alcohólicas, y también tiene propiedades conservantes y medicinales como diurético y sedante. Actualmente se extrae un aceite esencial que se utiliza, asimismo, como aromatizante en la fabricación de tabacos, dulces, perfumes y algunos compuestos alimentarios. El lúpulo común es originario de la región euroasiática. Ha sido naturalizado en Norteamérica y Sudamérica. Existe una especie de origen japonés de menor importancia denominada botánicamente Humulus japonicus. Como planta aromatizante, el Humulus lupulus se conoce y utiliza al menos hace 1.200 años.

 

Cerveza

« (Variante del esp. antiguo cervesa, y éste del lat. cervesia o cerevisia, voz de origen galo); sust. f. 1. Bebida alcohólica y espumosa, fabricada con granos germinados de cebada u otros cereales fermentados en agua, aromatizada con lúpulo. Bebida ligeramente alcohólica, obtenida por la fermentación de los azucares de la cebada germinada o malteada bajo la acción de la levadura y perfumada con lúpulo.

 (1) [Nutrición y Alimentación] La cerveza es una de las bebidas alcohólicas más populares del mundo. Su consumo masivo y la relativa facilidad de su producción han beneficiado la expansión de una fructífera industria cervecera en numerosos países. En algunos de ellos, como Alemania, Reino Unido o Suiza, es una bebida nacional, y no hay país productor que no consiga una variedad de cerveza con unas características particulares del agrado de los consumidores conterráneos. Así pues, aunque el método básico de preparación es común a todas, coexisten un sinnúmero de variedades de complicadísima clasificación: las hay más o menos suaves, más o menos amargas, más o menos espumosas, con una graduación alcohólica variable.

 

LOS COMPONENTES

Cereales:

Uno de los componentes elementales en la elaboración de la cerveza son los cereales que se utilizan. De estos componentes, los cereales, se obtienen el almidón y, por lo tanto, los azúcares que dan lugar a la transformación en alcohol y dióxido de carbono a lo largo del proceso.

La cebada:

El cereal más empleado en la elaboración de la cerveza es la cebada, con un porcentaje de entre un 60% y un 65% de almidón, confiriéndole un sabor suave y dulce. Dada la existencia de diferentes tipos de cebada, motivado por la época de la siembra, por el terreno y por el agua que se emplea en su cultivo, etc., cada uno aporta su propio sabor.    

El cereal más empleado en la elaboración de la cerveza es la cebada, con un porcentaje de entre un 60% y un 65% de almidón, confiriéndole un sabor suave y dulce. Dada la existencia de diferentes tipos de cebada, motivado por la época de la siembra, por el terreno y por el agua que se emplea en su cultivo, etc., cada uno aporta su propio sabor.

 Además, como factor muy importante a tener en cuenta durante el proceso de la elaboración, por lo anteriormente reseñado, así como durante el proceso de fermentación, la cebada, debido a la cáscara, posee la ventaja de un filtrado fácil.

 

El trigo:

Otro cereal utilizado en la elaboración de la cerveza es el trigo. El contenido de este cereal en las cervezas de trigo y en las cervezas blancas es de un 50% aproximadamente y de un 30% en muchas cervezas especiales belgas. El trigo le confiera un sabor algo más agrio que el de la cebada.

 

El arroz / el maíz:

 También, en contadas ocasiones, según la cerveza a elaborar, se suele emplear el arroz y/o el maíz. El arroz se emplea más bien como aditivo provocando en la cerveza un incremento del almidón, dando lugar a una cerveza más fina. El maíz también se utiliza como aditivo, pero es difícil procesar el maíz sin que el sabor de la cerveza se vea afectado.

 

El Lúpulo:

 El lúpulo es una planta trepadora silvestre que, a través de un cuidadoso cultivo a lo largo de los siglos, ha desarrollado unas características que dan a la cerveza un especial aroma y amargor. Para la elaboración de la cerveza se utilizan los conos o flores femeninas del lúpulo.

 El lúpulo se cultiva en zonas templadas y cálidas. Son muchos los tipos de lúpulo existentes, debido a las condiciones de su cultivo (terreno y agua), dando lugar a diferencias en la calidad de la cerveza.

 Los tipos de cerveza normalmente están relacionados con determinadas clases de lúpulos.

 La adición de lúpulo a la cerveza puede efectuarse de distintas formas. La mayoría de los cerveceros utilizan extracto de lúpulo o grano de lúpulo molido.

 

 Otros cereales:

 En menor proporción y más raramente utilizados en la elaboración de la cerveza son el centeno y la avena.

 

Especias:

 En Alemania, debido a la ley de pureza, no se permite añadir aditivos a la cerveza. En el resto de países, sobre todo en Bélgica, no se privan de determinados aditivos (el cilantro, el jengibre y frutas como frambuesas, cerezas, plátano, piña, flor de chocolate, etc.), que aportan a la cerveza un carácter y sabor determinado que, en muchos casos, es digno de consideración.

 

Agua:

 El agua es un elemento básico en la elaboración de la cerveza, influye en gran medida en el sabor de la misma, dando lugar a la postre, a una cerveza más suave, más fuerte o más dulce, debido a sus diferentes durezas y sabores, además contiene minerales y sales en diferentes proporciones, dependiendo del lugar del que se obtiene.

 El agua puede obtenerse de la red local, de manantiales (tanto de superficies como subterráneos), de los lagos y de los ríos. La composición del agua influye en el proceso de fabricación. Cuanto más pura sea el agua más se controlará el sabor de la cerveza.

 

Levadura:

 Durante siglos la levadura ha supuesto una gran preocupación para los cerveceros, siendo uno de los elementos más difícil de controlar en el proceso de elaboración de la cerveza. Pese a la gran variedad de tipos existentes, sólo unos cuantos son aptos para la fermentación del mosto en cerveza. El proceso de fermentación es un factor fundamental en el sabor y en el aroma, siendo de máxima importancia para los cerveceros el poderlos controlar en la elaboración de la cerveza.

 

 En la actualidad, las distintas cepas de levadura que utilizan los cerveceros para la elaboración de las cervezas pueden clasificarse en dos grupos:

 

Cepas de fermentación superior y cepas de fermentación inferior.

 Se conocen por el nombre de cepas de fermentación superior aquellas que empiezan a fermentar a temperaturas entre 15 y 20 grados y flotan sobre la cerveza. Las Ales, las de trigo, las de malta y las Alt son algunos ejemplos de este tipo. Por el contrario, aquellas levaduras que fermentan entre los 5 y 10 grados, se conocen por el nombre de cepas fermentación inferior.

 Por la gran importancia que tiene la levadura en el proceso de elaboración de la cerveza, cada cervecero tiene sus propias levaduras cultivadas, que la dan a la cerveza unas características especiales y distintas a las de otros cerveceros y que, por otra parte, suele ser un importante secreto que procuran mantener guardado. No asumen ningún riesgo al respecto, procurando en la mayoría de los casos tener guardado una muestra de la misma levadura de forma que puedan cultivar de inmediato una nueva cepa en caso de que la levadura se vea afectada por cualquier tipo de contaminación.

 Existe un tipo especial de cervezas, que son las de fermentación espontáneas, a las que no se les añade ningún tipo de levadura, sino que la fermentación se produce por la acción de las levaduras salvajes que hay en el aire. Estas cervezas a las que se conoce por el nombre de lambic, se producen exclusivamente en la zona alrededor de Bruselas (Bélgica).

 

 

EL CONSUMO

De acuerdo a un estudio de la World Drink Trends, los países con mayor consumo de cerveza son la República Checa (160 litros/año por habitante, aproximadamente), Irlanda (155 litros/año por habitante), Alemania (127 litros), Inglaterra (100 litros) y Bélgica (98 litros). Entre otros elementos, este dato permite inferir que el mercado local de la cerveza tiene un potencial de crecimiento (en relación al consumo) considerable.

De acuerdo a datos de la Cámara Argentina de la Industria Cervecera, el mercado nacional de la cerveza implica unos 12 millones de hectolitros anuales. Esto significa un consumo per cápita de alrededor de 36 litros al año.

Asimismo, el sector cervecero se ubica en el tercer puesto del ranking de alimentos y bebidas de mayor facturación en los canales minoristas, luego de las gaseosas y galletitas. Las cervezas ocupan aproximadamente el 11% del total de las ventas de bebidas (ubicándose en el cuarto puesto, luego de las sodas, gaseosas y jugos).

Resulta importante, en este sentido, destacar dos elementos. En primer lugar, el incremento en el consumo de cerveza se da en nuestro país en las últimas dos décadas, ocupando en buena medida el terreno que ocupaban con anterioridad otras bebidas alcohólicas como el vino. En segundo lugar, este desplazamiento en el consumo se produce por una multiplicidad de factores, entre los que cabe resaltar:

Un aumento en la calidad del producto de venta que reduce la diferencia de calidad con el vino, una gran distancia entre los precios de vinos y los de cerveza e identificación de nuevas generaciones con el producto.

 

 

LA CERVEZA Y LA SALUD

Estudios realizados por el CICS (centro de información cerveza y salud) a cargo de prestigiosos científicos han ido determinando los beneficios de la cerveza para el organismo siempre que sea tomada en su justa medida.

 Con respecto a la nutrición los estudios determinaron que la cerveza es una bebida natural y saludable. No contiene grasas y aporta vitaminas, minerales y otras substancias con propiedades funcionales, por lo que su consumo puede incluirse en cualquier dieta equilibrada.

Propiedades Funcionales

Alcohol etílico.

El consumo moderado de alcohol tiene efectos positivos para el organismo, siempre que se trate de individuos adultos, sanos y que no consuman fármacos con los que el alcohol pueda interferir, aumenta el colesterol asociado a las lipoproteínas de alta densidad (HDL) “reduce el riesgo de enfermedades y accidentes cardiovasculares” también está asociado con el “retraso de la aparición de la menopausia”.

Folatos.

 Asociados a la reducción del riesgo a sufrir anemia megaloblástica y malformaciones en la médula espinal. El consumo de una cerveza al día cubre el 10-15% de las necesidades diarias de esta vitamina.

Polifenoles.

Antioxidantes naturales, participan potencialmente en la protección contra enfermedades cardiovasculares y en la reducción del envejecimiento del organismo.

Fibra Soluble. El consumo de cerveza aporta una importante cantidad de la ingesta recomendable de fibra soluble, y puede complementar el aporte de fibra de otros alimentos.

Otras cualidades de la Cerveza

Fácil digestión y estímulo del apetito.

Su riqueza en extractos naturales la convierte en un buen aperitivo porque estimula las papilas gustativas y abre el apetito.

Aporte Calórico. La cerveza contiene poco azúcar y nada de materia grasa, un tercio de cerveza aproximadamente tiene 150 Kcal.

Dietas Hipo-sódicas.

 La cerveza tiene un bajo contenido en sodio y, por tanto muy adecuada para este tipo de dietas, la relación de potasio a sodio es de 15,7 similar al del agua potable y 16 veces inferior al de la leche.

Aporte Vitamínico.

 El consumo de un tercio aporta un 10% de fósforo y vitaminas solubles del grupo B, importantes para el equilibrio nervioso, como la riboflavina (B2), que facilita la digestión, piridoxina (B6), niacina, folatos y ácido fólico, y tianina (B1), actúa sobre el metabolismo de los glúcidos.

Por otra parte damos a continuación los aportes de la cerveza en determinados momentos de la vida cotidiana del ser humano  de GRUPO GASTRONOMICO GADITANO por Eugenio Barea:

En el embarazo:

 La cerveza contiene componentes amargos del lúpulo, estos componentes son de lo más indicados para combatir los problemas de digestión frecuentes en las embarazadas. Estos componentes son unos eficaces estimulantes gástricos facilitando la digestión de los alimentos. Por otro lado su acción sedante infiere un efecto beneficioso en los trastornos neuro-vegetatívos. No representa peligro alguno para el feto, eso si, tomándola con moderación y cervezas pobres en contenido alcohólico.

En la alimentación del deportista:

 André de Sambucy en su tesis doctoral en medicina, nos habla del efecto beneficioso de la cerveza en la alimentación del deportista, nos dice que al ser un liquido ligeramente azucarado, tónico por el alcohol y el ácido carbónico y que ingerido a pequeñas dosis debe ejercer una acción favorable sobre el corazón y los músculos, sobre todo por su poder energético. Estimulante por su bajo contenido de alcohol y la presencia del gas carbónico.

Sobre la nerviosidad:

La cerveza es también un soberbio sedante, pues el lúpulo añade propiedades tranquilizantes é hipnóticas debido a la presencia de la lupulina. Unas palabras concluyentes del Dr, Parrish: uno o dos vasos de cerveza, son preferibles a los sedantes y narcóticos; la cerveza proporciona salud, los narcóticos la destruyen.

 

PROPIEDADES GENERALES DE LA CERVEZA

Introducción:

Los resultados de este Estudio bibliográfico determinan que la cerveza, como bebida alcohólica moderada, es un alimento que tomado en cantidades apropiadas puede suministrar al consumidor diversos ingredientes con interesantes propiedades refrescantes, nutritivas y funcionales para la salud de los consumidores. Es un producto esencialmente natural, por lo que no puede competir en diversidad de presentaciones y formulaciones con las bebidas refrescantes obtenidas por mezcla de distintos ingredientes artificiales (los mas) y naturales (los menos).

 En cuanto a su calidad sanitaria, el Estudio demuestra que la cerveza es una bebida esencialmente segura. Utiliza materias primas muy sencillas (agua, cebada y levadura) y fácilmente controlables. El agua y la cebada sufren un intenso tratamiento térmico en el proceso de fabricación, que destruye cualquier microorganismo presente, y los alfa-ácidos que aporta el lúpulo, la presencia de alcohol y el bajo pH reducen el riesgo de posibles re-contaminaciones microbianas.

 

EL VALOR NUTRITIVO DE LA CERVEZA EN COMPARACIÓN CON OTRAS BEBIDAS REFRESCANTES

Al ser la cerveza un producto natural, aporta mayor diversidad de ingredientes que las bebidas refrescantes, destacando su aportación de vitaminas del grupo B y de algunas substancias minerales. Entre las vitaminas destaca la riboflavina, la piridoxina, la niacina y el ácido fólico, y entre los minerales el fósforo y el silicio. Aunque también contiene una amplia gama de componentes nitrogenados su valor biológico es escaso.

 

La gran diversidad de tipos de bebidas refrescantes hace que sea difícil citar ingredientes con valor nutritivo (distinto del mero aporte calórico) comunes a todas ellas. Es bastante frecuente la participación de la vitamina C en la formulación, aunque más por su poder antioxidante que por su deseo de incrementar el valor nutritivo de las bebidas. En un segundo nivel, y con el mismo objetivo fundamental de evitar la oxidación, algunas formulaciones incorporan ß-carotenos (pro vitamina A) y tocoferol (vitamina E). Algunas bebidas refrescantes también incluyen en su formulación vitaminas del grupo B.

 Desde un punto de vista exclusivamente nutricional, la cerveza aporta fundamentalmente alcohol e hidratos de carbono y vitaminas del grupo B, mientras que las bebidas refrescantes no suelen contener alcohol y la mayoría llevan azúcares sencillos (glucosa, fructosa, sacarosa), y si contienen vitaminas añadidas la más utilizada es la vitamina C, por su bajo precio y su poder antioxidante.

 

PROPIEDADES DE LA CERVEZA SIN ALCOHOL

 

El estudio "Cerveza sin alcohol: sus propiedades", realizado por los Doctores Jesús Román Martínez y Antonio Villarino, de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación, revela que la cerveza sin alcohol es una bebida hidratante y sana, y puede estar recomendada en dietas hipocalóricas e Hiposódicas.

Hay que prestar atención a las virtudes terapéuticas de la cerveza: sedante, digestiva, antiséptica, alimenticia y últimamente ha sido investigada en relación con el funcionamiento del corazón. No es quizás la poción mágica de nuestro tiempo, pero si puede ser un recurso de primer orden.

 

 

ESTE ES UN RESUMEN DE LOS COMPONENTES DE LA CERVEZA Y SUS PROPIEDADES

Lúpulo: La cerveza es la única bebida que contiene lúpulo, un sedante suave y un amargo estimulante del apetito.

Malta: Le proporciona a la cerveza los carbohidratos, minerales, elementos trazas, y los ácidos orgánicos y vitaminas importantes para la vida.

Agua: Es el mayor y más importante componente de la cerveza, con unos 92 g/100 g. El poder refrescante de la cerveza se debe, tanto a su alto contenido de agua, como por los minerales que contiene.

Contenido de calorías: Cada 100 g. de cerveza contiene 43,4 Kcal., menos que un vaso de jugo de manzana, leche o un refresco. Además, la cerveza funciona como diurético y estimula el apetito.

Compuestos proteicos: La cerveza es realmente pobre en contenido proteico. Sin embargo contiene todos los aminoácidos esenciales y muchos no esenciales, lo que hace que sea un suplemento valioso para una dieta de bajo contenido proteico.

Minerales y elementos trazas: La cerveza contiene más de 30 minerales entre elementos trazas, la mayoría de éstos se originan en la cebada malteada. Un litro de cerveza satisface casi la mitad de las necesidades diarias de magnesio de un adulto, y un 40% y 20% respectivamente de las necesidades diarias de fósforo y potasio.

 Al ser rica en potasio y baja en sodio, es diurética.

 Al ser baja en calcio y rica en magnesio, tiene valores preventivos contra todo tipo de enfermedades del corazón y contra la formación de cálculos y piedras en las vías urinarias.

Vitaminas: La cerveza contiene todas las vitaminas importantes del grupo B, además de las vitaminas A, D y E. Por ejemplo, con un litro de cerveza se cubre el 35% de la necesidad diaria de Vitamina B6, el 20% de la de B2 y el 65% de la de niacina. Un litro de cerveza contiene cerca de 210 mg de vitaminas y de compuestos similares.

Gas carbónico: La cerveza contiene aproximadamente 0,5 g de CO2 por 100 g. de cerveza, lo que le proporciona una característica refrescante. Además, el gas carbónico favorece la circulación sanguínea de la membrana mucosa bucal, promueve la salivación, estimula la formación de ácido en el estómago y acelera el vaciado de estómago, todo ello favorable para una buena digestión.

Poli fenoles: El contenido, del orden de 150-153 mg / l, es relativamente alto. Los poli fenoles son efectivos contra las enfermedades circulatorias y el cáncer.

Fuente: Bolsonweb.com

Link: http://www.bolsonweb.com/cerveza_bolson_patagonia_argentina.htm

 

Tipos de Cerveza

Se divide en dos grandes familias ALE Y LAGER, la diferencia está dada por las que utilizan levaduras de fermentación alta y las que utilizan levaduras de fermentación baja.

Comenzaremos aquí por la familia de las ALE.

 

Familia Ale:

En la forma más sencilla de elaboración, durante la fermentación en caliente que dura unos tres o cuatro días, se alcanza una temperatura de unos 25º C. Sin embargo, muchos productores dejan fermentar la cerveza hasta dos semanas. Después, la mayoría de las cervezas de fermentación alta tienen algún tipo de maduración posterior, que puede ir desde unos pocos días de acondicionamiento en caliente entre 13 y 16º C, a una maduración en frío o incluso una segunda fermentación en la barrica o botella.

 El término ale se refiere al tipo de fermentación y no tiene nada que ver con el color, estilo o cuerpo. Las ale pueden ser pálidas u oscuras, tener mucho o poco cuerpo, alta o baja graduación alcohólica y ser más o menos amargas. Todo dependerá, entre otras cosas, de la cantidad y tipo de malta que se utilice, del lúpulo y de la maduración que experimente.

De estilo británico:

 Mild

Mild, que significa suave o ligero en inglés, se refiere al carácter suave y poco amargo que tienen estas cervezas. Este tipo de cervezas se sirven casi exclusivamente de barril. Fue un estilo muy popular en Gran Bretaña. Hace 50 años, casi tres cuartas partes de la cerveza elaborada era de este estilo. A partir de él surgieron las populares versiones embotelladas del estilo, conocidas hoy en Gran Bretaña como brown ale. Sin embargo en las últimas décadas han perdido terreno en favor de otros estilos, aunque parece que en los últimos años han empezado a redescubrirse.

Bitter

El nombre bitter, amargo en inglés, se utiliza en oposición a las cervezas mild, siendo más amargas que éstas por las propiedades amargas del lúpulo.

 En general tienen un color más pálido que las mild y su contenido alcohólico es moderado, de 3.5 a 4% de alcohol, siendo sus características más definidas su amargor y su carácter seco. Hoy en día es el principal estilo de ale que se bebe en Gran Bretaña y normalmente se sirve de barril. Es la típica cerveza que se encuentra en todos los pubs británicos.

Pale ale

Aunque el término inglés pale ale signifique ale pálida, normalmente no son nada pálidas sino que tienen un color ámbar o bronce. El término se utilizó originariamente como oposición a las porter que eran marrón oscuro y negras muy populares en esa época. Tradicionalmente, el término “pale ale” se aplica a las cervezas de las características de las “bitter” cuando están embotelladas, aunque normalmente tienen mayor calidad, son menos amargas y un poco mas densas. Su contenido alcohólico oscila entre un 4 y un 5%. Existe un tipo especial de “pale ale” llamado “Indian Pale Ale (IPA)”. Su nombre viene de la cerveza que se enviaba en el pasado a los países del Imperio Británico, sobre todo a la India. Para que fermentara despacio durante el viaje se preparaban con más densidad; además para protegerla de posibles infecciones también tenía mucho lúpulo. La cerveza, que era transportada en barriles de madera, tenía que hacer un viaje muy largo en barco; salía de Inglaterra, con un clima frío, pasaba por el calor ecuatorial, luego atravesaba otra zona fría al pasar por el cabo de Buena Esperanza y luego otra vez calor al cruzar el Ecuador hasta la India. La cerveza estaba en constante movimiento por las olas durante los varios meses que duraba el viaje. Cuando llegaba a su destino, tenía un sabor especialmente fino y delicado, por lo que la fama de las IPA se extendió. Hoy se utiliza el término IPA para las pale ale más fuertes, con más carácter de lúpulo y de color pálido.

Brown ale

Es una especialidad del nordeste de Inglaterra. En la zona centro de Inglaterra surgieron las pale ale y en esta zona las brown ale.

 El nombre viene de su color, ya que en inglés brown significa color castaño o marrón. En general son fuertes, con buen sabor a malta y con un color tostado que va de un ámbar suave a castaño fuerte; son afrutadas y secas.

Old ale

El grupo de las old ale incluye una serie de cervezas con distintas características. Todas suelen tener un color oscuro, mucho cuerpo y a veces son un poco dulces. Algunas tienen un gran contenido alcohólico, pero la mayoría oscilan entre un 5.5 y 8.5%. El termino old, viejo o antiguo en inglés, se refiere al método antiguo de hacer cerveza, no a su edad, aunque muchas de ellas se envejecen en barricas, en tanques de envejecimiento o en la propia botella antes de salir al mercado.

Barley wine

El nombre barley wine, traducido al español como vino de cebada, es bastante reciente ya que a este tipo de cerveza se les solía conocer como strong ale o ale fuerte. El término empezó a utilizarse a finales del siglo XIX y se cree que procede de que puede alcanzar un contenido alcohólico parecido al del vino o también porque era tradicional envejecerla en barricas de madera durante varios meses, como el vino. Suelen tener un contenido alcohólico de 6 a 12 %, e incluso más, se envasan en botellas pequeñas de 18 cl. y habitualmente son oscuras y con mucho cuerpo.

Scotch ale

Las ale escocesas son normalmente ales fuertes, parecidas a las inglesas pero hechas con maltas escocesas. Suelen tener un color tostado o marrón oscuro. Menos amargas que las inglesas, tienen más cuerpo y son más adulzadas. Se cree que empezaron a elaborarse en Bélgica durante la Primera Guerra Mundial para los soldados británicos allí destinados.

Ale belga

Casi todas las cervezas especiales belgas son de fermentación alta, por lo que deberían denominarse ales. En Bélgica se producen en las zonas de Amberes, Brabante y Valonia y son cervezas de color ámbar rojizo o cobre, de una densidad media, contenido alcohólico alrededor del 5%, suaves y afrutadas.

Ale tostada

Su nombre en flamenco es Oud bruin, que se traduciría como (cerveza) “añeja color castaño” y que deriva de su color tostado y de la mezcla de cervezas jóvenes y viejas que tradicionalmente se realiza para su elaboración. Además, algunas de ellas mejoran después de un “envejecimiento” de uno o dos años desde que salen a la venta. Suelen tener de un 5 a un 6 % de alcohol, son de color marrón tostado y con un sabor intenso y agridulce.

Ale roja

Este estilo se elabora casi exclusivamente en el oeste de la región de Flandes, en Bélgica. Su color rojizo se debe al tipo de malta utilizado en su elaboración. Son cervezas relativamente ligeras de cuerpo y muy ácidas, lo que las hace ser muy refrescantes. Al igual que las anteriores también se elaboran con una mezcla de cervezas viejas y jóvenes, pero a diferencia de ellas, las rojas maduran posteriormente en grandes cubas de madera durante más de año y medio.

Ale dorada fuerte

A finales de la década de los años 60, un productor belga que en esa época hacía una cerveza ale, oscura y muy fuerte, decidió cambiarle el color y presentarla con un color dorado claro. El resultado fue una cerveza de fermentación alta, con gran contenido alcohólico y de color dorado. La enorme popularidad de ésta cerveza con aspecto de lager dorada, hizo que otros productores belgas empezaran a hacer cervezas con características similares, dando origen a un estilo único. Suelen tener más de 8 % de alcohol, son afrutadas, con mucha espuma y secas.

Saison - de temporada

Empezaron a elaborarse cuando los productores del sur de Bélgica veían que era difícil hacer cerveza durante el verano, ya que el calor hacía que ésta se estropeara. Para evitar que hubiese escasez en los meses de Julio a Septiembre cuando no se podía hacer, durante la primavera elaboraban una cerveza que era lo suficientemente robusta para que resistiera varios meses, pero no muy fuerte para que fuese una bebida refrescante de verano.

Normalmente tienen un color anaranjado, una espuma muy densa, son muy frescas, afrutadas y burbujeantes. Es tradicional la presentación en botellas de champagne o cava, con el mismo tipo de tapón de corcho.

 Trapense

En Europa siempre ha existido una relación entre la iglesia católica y la elaboración de bebidas alcohólicas, donde muchos monasterios producían vino, cerveza o licores para consumo propio o para comercializar. El término trapense se utiliza sólo para describir las cervezas hechas en uno de los seis monasterio trapenses que aún producen cerveza. Cinco de ellos están en Bélgica y uno en Holanda, donde entre todos producen unas 20 cervezas distintas. Aunque cada cerveza trapense tiene sus propias características, casi todas comparten una serie de rasgos comunes. Son de fermentación alta, con una segunda fermentación en botella, relativamente fuertes, entre 5 y 11% de alcohol y son afrutadas. En cuanto a las diferencias, hay algunas secas, pero la mayoría son dulces; unas son doradas y pálidas y otras oscuras.

De abadía

Ya que sólo las cervezas elaboradas en los monasterios trapenses pueden denominarse “trapenses”, se aplica el término “de abadía”, a todo un grupo de cervezas inspiradas en su elaboración en las trapenses. Otras abadías dan licencia a algunos productores para que utilicen su nombre. También es común utilizar el nombre de alguna iglesia o santo para dar nombre a la cerveza.

 

De estilo alemán:

Altbier

La palabra alemana alt significa viejo y se refiere al estilo viejo o antiguo de fermentación alta. Estas cervezas fermentan en caliente, como las ales, aunque luego tienen un periodo de maduración en frío de varias semanas, como las lager.

 Para la elaboración de estas cervezas a veces se utiliza una pequeña parte de trigo malteado. Se caracterizan por su color ámbar oscuro o bronce, debido al tipo de malta empleado. Son suaves, con un contenido alcohólico entre 4.5 y 5% y tienen un acabado muy limpio.

Kölsch

Después de que se extendiera por toda Alemania la elaboración de cerveza por fermentación baja, en la ciudad de Colonia siguieron utilizando el viejo estilo de fermentación alta, aunque también, como las alt, empezaron a utilizar la maduración en frío. Sin embargo y a diferencia de las alt, en Colonia, se empezaron a utilizar maltas más pálidas, siendo el resultado una cerveza dorada, similar en aspecto a las pilsen.

 Por su fermentación en caliente son muy afrutadas, además son de color dorado pálido, delicadas y suaves. Tienen alrededor de un 5% de alcohol y a veces se utiliza un poco de trigo malteado en su elaboración.

 

De otros países:

 

Bière de garde

El noroeste de Francia, en los alrededores de la ciudad de Lille, se hacía una cerveza de éste estilo estacional que se conoce por su nombre francés de “biére de garde” o “cerveza para guardar”.

Se elaboran en pequeñas casas cerveceras de forma artesanal y se ofrecen en botellas de champagne, con el mismo tipo de corcho. Estas cervezas se pueden “envejecer” hasta un año, mejorando durante éste tiempo.

 Ahora muchas de ellas utilizan las levaduras de fermentación baja, aunque fermentando en caliente para conservar el carácter afrutado.

 Son cervezas relativamente fuertes, tienen entre 6 y 8% de alcohol, pueden tener un color pálido (blonde), dorado-ámbar (ambrée) o castaño oscuro (brune), son afrutadas y con un buen sabor a malta.

Familia Lager:

En el mundo de la cerveza, se conoce como lagers a la categoría de cervezas elaboradas por fermentación baja. Hoy en día es la forma más común de hacer cerveza en todo el mundo, siendo el estilo pilsen el más conocido y más seguido dentro del grupo de las lager. Sin embargo, existen otros estilos dentro de la categoría lager menos conocidos, pero no menos apreciados en sus países o regiones de origen, como son el estilo Munich, Viena, dortmunder, bock y doppelbock.

 Empezaron a elaborarse gracias al desarrollo de la refrigeración artificial, a la investigación de Pasteur para aislar un cultivo de levadura que fermentaba en la parte baja de los tanques y al trabajo de varios cerveceros centroeuropeos. El término lager significa guardar o almacenar en alemán. Una lager es, por tanto, una cerveza fermentada con una levadura que trabaja a baja temperatura en la parte baja del tanque, a la que luego se le deja madurar en frío, alrededor de 0o C. Las auténticas lager suelen madurar por un periodo de 2 a 6 meses, dependiendo del carácter que se quiera dar a la cerveza, siendo tres o cuatro semanas el tiempo mínimo, ya que si lo hacen por menos tiempo carecerán del acabado de una auténtica lager. Las más fuertes pueden madurar durante muchos meses.

 Además del tiempo de maduración, otras características como la densidad del mosto, las mezclas de malta, el lúpulo utilizado y formas específicas de elaboración determinarán las características de los distintos estilos de lager, como las pilsen, märzen, Viena o bock.

Pilsen

 Es el estilo más utilizado para fabricar cerveza en todo el mundo. A veces se conocen como pilsener o pils y el nombre viene de la ciudad de Plzen, en Bohemia, hoy en la República Checa, pero que se llamaba Pilsen cuando formaba parte de la zona germano hablante del Imperio Austrohúngaro en 1842. En esta ciudad se elaboró por primera vez un tipo de cerveza dorada y transparente, utilizando el método de fermentación baja, en contraste con las cervezas oscuras o turbias conocidas hasta esa fecha.

 

Las auténticas pilsen son de color pálido, con un contenido alcohólico moderado, entre 4.5 y 5.5%, son secas, con un buen carácter de malta y un aroma de lúpulo muy característicos. Las clásicas pilsen están hechas sólo de cebada malteada, lúpulo, levadura y agua, según la Ley de Pureza Alemana de 1516, o Reinheisgebot y tienen un periodo de maduración mínimo de uno o dos meses. Es el estilo de cerveza más imitado en el mundo, hasta el punto de que muchas veces se denomina pilsen a cualquier cerveza dorada y transparente, aunque no reúna las características de las auténticas pilsen.

Münchner Hell - lager pálidas de Baviera

 Cervezas pálidas, parecidas a las pilsen pero un poco menos secas, con más cuerpo y menos lupulizadas. Aunque son ligeramente más oscuras, tienen el mismo contenido alcohólico, de 4.5 a 5%. Son la versión pálida (helles) de las de estilo oscuro (dunkel), conocido como estilo Munich. Es un estilo muy común en Munich y sur de Alemania y se sirve en las cervecerías cuando se pide simplemente una cerveza.

Münchner Dunkel - lager oscuras - estilo Munich

 En alemán se les conoce como dunkel o dunkles que significa oscura. Es una especialidad tradicional de Munich y de algunas partes de Franconia por lo que a veces se les conoce como estilo Munich (Münchner). Suelen tener más carácter de malta que las pálidas y existían antes que éstas. Su color varía entre el rojo amarronado y el negro carbón y suelen tener un poco más de alcohol que las pálidas, de 5 a 5.5%.

 

Märzen/Oktoberfest - estilo Viena

 Este estilo fue elaborado por primera vez en la ciudad de Viena por Anton Dreher en 1841, cuando introdujo el método de fermentación baja en su fábrica de cerveza, aunque posteriormente se desarrollaría en Munich. Hoy en día ya no se produce en Viena y sí en Munich donde viene elaborándose tradicionalmente desde finales del siglo pasado para celebrar la Fiesta de la Cerveza de Octubre. Son cervezas lager de color bronce o cobrizo, con mucho cuerpo y más alcohol que las lager doradas, pero menos que la bock, tienen entre un 5 y un 6% de alcohol. Hoy en día, con los métodos de refrigeración artificial las cervezas suelen tener unos tres meses de maduración. Por lo tanto, las cervezas que se etiquetan como Märzen/Oktoberfest, están hechas en el estilo Viena. El término märzen-Oktoberfest suele utilizarse sólo en Alemania. En otros países, se conocen como cervezas estilo Viena o simplemente amber (por su color).

Dortmunder export

 Viene de la ciudad de Dortmund, en el noroeste de Alemania y debido a su gran aceptación pronto empezó a venderse fuera de su lugar de origen, por lo que se le subtituló export. En Alemania es una denominación de origen: sólo las elaboradas en esa ciudad pueden utilizar el nombre dortmunder. Hoy se elaboran cervezas con características similares en muchas otras ciudades de Alemania y se les denomina simplemente export. Las cervezas de este estilo son de color dorado pálido, semisecas, con más cuerpo que las pilsen, pero un poco menos amargas.

Bock, Doppelbock, Weizenbock, Maibock, Eisbock

 El nombre deriva de la ciudad de Einbeck en el norte de Alemania, de donde es originaria esta cerveza. Se cree que ya se elaboraba en los siglos XIV ó XV. Hoy en día este estilo también está asociado a la ciudad de Munich, donde se producen muy buenas cervezas en este estilo.

 La bock es una clásica cerveza lager fuerte hecha por fermentación baja, según la tradición alemana. Puede ser oscura o clara, pero siempre tiene mucho cuerpo y alta graduación alcohólica, entre 4.5 y 6.5%. Aunque la mayoría de las bock están hechas de cebada no son raras las bock que también utilizan una parte de trigo; en este caso se les conoce como Weizenbock o bock de trigo. Otra especialidad dentro de esta categoría la forman las Maibock, que suelen tener un color dorado, son fuertes y con mucho cuerpo. Otra estilo tradicional, dentro de la categoría, lo constituyen las doppelbock, que son cervezas todavía más fuertes que las bock, con más de 6.5% de alcohol. Normalmente son las más fuertes que cada

 productor elabora y suelen llamarse con un nombre que termina con el sufijo “ator”, siguiendo a la primera que se hizo en este estilo, la Salvator.

 Otra variante de bock es la llamada eisbock (eis=hielo). Son doppelbocks muy fuertes que se elaboran congelando la cerveza y quitando parte del hielo que se forma, ya que el agua que hay en la cerveza se congela antes que el alcohol. El resultado es una concentración de la cerveza, que la hace mucho más fuerte y adulzada, pudiendo tener más de un 10% de alcohol.

 

Cervezas de trigo:

 Son cervezas de fermentación alta elaboradas con una mezcla de trigo y cebada. El trigo, que puede o no maltearse según la tradición de cada país, da a la cerveza un sabor a grano, como el del pan recién hecho, sobre todo cuando no está malteado.

 También se conocen como cervezas blancas, por el aspecto como de neblina que tienen las que no están filtradas, que es como suelen tomarse.

 Su característica principal es su carácter ácido, refrescante y espumoso, por lo que no es de extrañar que sea una cerveza muy popular en las áreas donde tradicionalmente se produce, como son el sur de Alemania, Berlín y Bélgica.

 Tradicionalmente eran cervezas que sólo estaban disponibles en verano. Ahora, debido a su enorme popularidad, se encuentran todo el año. Este estilo, que estuvo a punto desaparecer a principios del siglo, ha revivido en los últimos 20 años y en la actualidad representa casi el 30% de la cerveza que se consume en el estado alemán de Baviera.

 

 

Otras especialidades:

 Existe toda una gama de cervezas especiales que por sus características, su proceso de elaboración o sus ingredientes, son difíciles de clasificar en alguno de los apartados anteriores. Sin embargo, son cervezas que merecen ser conocidas y apreciadas.

Steam beer

 Es el único estilo de cerveza nativo de Estados Unidos y se origina en California a finales del siglo XIX. Su nombre significa cerveza al vapor y se cree que el nombre viene del ruido (un silbido como el de las máquinas de vapor) que se producía durante la fermentación. En este tipo de cerveza se utilizan levaduras de fermentación baja pero se elabora a temperatura de ale. El resultado es una cerveza que combina las características “limpias” de una lager con el afrutamiento de las ale. Este estilo elaborado por un productor de San Francisco fue uno de los que propició el “renacimiento” en la elaboración de cervezas de calidad en los Estados Unidos en las últimas décadas.

Rauchbier - cerveza ahumada

 Es una especialidad de la región de Franconia y sobre todo de la ciudad de Bamberg, en el norte de Baviera, en Alemania. Son cervezas de fermentación baja en donde la malta de cebada se seca con el calor que desprende la madera de haya quemada, haciendo que el humo de una aroma muy especial y sabor a la cerveza. Tienen un color marrón oscuro o negro y unos 5º de alcohol.

Steinbier

 La traducción significaría algo así como “cerveza a la piedra” y se elabora sobre todo en Baviera. En su elaboración se utilizan unas piedras especiales para darle un sabor ahumado o quemado, ya que se echa el mosto sobre piedras calentadas al “rojo vivo” a 1.200 º en un proceso que carameliza la malta. Es una versión moderna de un método tradicional centroeuropeo de ebullición, anterior al uso de calderas de metal para calentar el mosto.

Schwarzbier - cerveza negra

Aunque existen cervezas de varios estilos que tienen un color negro, sólo se aplica el término de Schwarzbier o cerveza negra a las elaboradas en un estilo tradicional del pueblo de Bad Köstriz en la antigua Alemania Oriental. Se tiene noticia de que ya se elaboraba hace más de cuatrocientos años y todavía se siguen haciendo en esa ciudad. En Japón es una cerveza bastante popular y la mayoría de los cerveceros incluyen una cerveza negra en su gama de productos. Normalmente es una lager con un sabor a chocolate amargo, de unos 5 º de alcohol y con un color negro intenso.

Agradecemos a la colaboración de Club de las Grandes Cervezas del Mundo. Avda. de los Pirineos 25 - Nave 16. 28700 San Sebastián de los Reyes. MADRID.

 Tel.: 91 651 53 35 Fax: 91 652 22 19

 E-Mail: info@cervezasdelmundo.com

 

TENOR AMARGO EN LA CERVEZA

El nivel de tenor amargo de la cerveza se mide por medio de unidades internacionales de amargor (IBU; del inglés: International Bitterness Units). Muchas veces, para simplificar se mencionan las IBU simplemente como BU. El IBU es una medida de concentración de los iso-ácidos en partes por millón. Un IBU equivale a un miligramo de iso-ácidos por litro de cerveza.

 Las lagers americanas tienen unos de los niveles de IBU más bajos, entre 8 y 12, apenas por encima del umbral de detección, mientras que en las pale ales inglesas de la misma densidad se encuentran alrededor de 45 IBU

 En general, cuanto mayor es la densidad inicial se necesita mayor cantidad de iso-ácidos para balancear el sabor dulzón de la malta.

 Hay ciertos factores que uno tiene que tener en cuenta cuando desea estimar el IBU final de una cerveza. No todos los ácidos agregados al mosto durante el hervor se convierten en los compuestos amargos iso-ácidos, ya que los primeros tienen una reducida solubilidad y la mayoría se pierde durante las distintas etapas de la elaboración. Inclusive, la velocidad de isomerización es muy lenta.

Por lo tanto, las IBU finales en la cerveza están determinadas por el % de utilización de los ácidos. Como utilización se denomina al % de ácidos que se convierten en iso-ácidos.

El % de utilización varía entre 0 y 40% de acuerdo a una gran cantidad de factores mencionados abajo:

1) El tiempo de hervor del lúpulo. Es quizás el más importante de todos. A mayor tiempo hay mayor posibilidad de conversión a las formas isomerizadas. En las figuras 1 y 2 se muestran los valores obtenidos de la experiencia. Estos varían de una forma no lineal y son muy importantes para estimar las IBU.

2) El proceso de elaboración. La utilización puede variar considerablemente entre distintos procesos de elaboración, inclusive llegando al 100%. Por lo tanto, uno debe ser lo más consistente posible para evitar este tipo de variaciones que son poco predecibles.

3) La forma de lúpulo utilizada. Pueden utilizarse pellets o conos enteros secos. Es más eficiente la extracción de los ácidos de los pellets porque se disgregan más fácilmente en el mosto hirviendo, exponiendo mejor a los ácidos para su isomerización. Por otro lado, la velocidad de isomerización de los ácidos de los pellets es mayor, debido a ciertas modificaciones que se producen durante el proceso de pelletización. La diferencia de utilización puede llegar a ser superior en un 25% superior cuando se utilizan pellets, aunque en algunos casos las diferencias pueden no ser detectables.

4) La densidad del mosto en la olla. En mostos más concentrados hay un menor % de utilización. Entre una cerveza de una densidad de 1.045 y otra de 1.080 puede haber una diferencia de hasta un 15%. En las ecuaciones que sirven para estimar IBU, se suele incluir un factor de corrección para cervezas de densidad alta.

5) Disminución de la solubilidad de ácidos. A medida que uno agrega más lúpulo, va disminuyendo la solubilidad de ácidos, dificultando la conversión a las formas isomerizadas. Por lo tanto, las últimas adiciones tendrán un menor % de utilización por dos razones: a) menor tiempo de hervor, b) menor solubilidad de los ácidos.

6) Vigor del hervor. Es un factor muy difícil de estimar, aunque influye sobre el % de utilización

7) Altura sobre el nivel de mar. En lugares altos, la temperatura de ebullición es menor, por lo tanto, disminuye el % de utilización

8) Utilización de bolsas. Es muy común la utilización de bolsas para contener el lúpulo entre los homebrewers. Esto determina que la el contacto del lúpulo con el mosto no sea el mismo, disminuyendo el % de utilización.

9) Fermentación. Si bien durante la fermentación no se convierten activamente ácidos a sus formas isomerizadas, como ocurre durante el hervor, hay muchos factores durante esta etapa que afectan la permanencia de los iso-ácidos en la cerveza. Entre ellos se encuentran la cantidad de levadura que se utiliza para inocular el mosto dulce y el crecimiento de la misma durante la fermentación, que pueden afectar los niveles de precipitación de los iso-ácidos. Se ha determinado que variaciones del 50% en la tasa de inoculación pueden determinar diferencias de un 40% en las IBU finales. Con respecto al crecimiento de la levadura, no sólo es afectado por la tasa de inoculación, sino por otros factores como la densidad inicial, niveles de nitrógeno, niveles de aireación durante el llenado del fermentador y temperatura de fermentación.

10) Clarificación. Como en la fermentación, las prácticas de clarificación o utilización de coagulante durante el hervor, pueden afectar en forma diferencial la precipitación de iso-ácidos. Esto vale en general para la gelatina, el clarificante más utilizado entre los homebrewers. La filtración también remueve IBU en distintas cantidades, dependiendo del tamaño de poro que se utilice.

Por Marcelo Cerdán

(Resumen del trabajo realizado sobre el tenor amargo en la cerveza)

 

CERVEZA DE EL BOLSON

En el Bolsón se fabrican muchas de estas variedades pero además, se han creado nuevas cervezas combinadas con frutas finas de la región: Frutillas, cerezas, guindas, frambuesas, cassis y otras. Los cerveceros artesanales de El Bolsón siguen experimentando con sus diferentes cervezas y proyectan crear una nueva familia de cervezas hechas con productos de El Bolsón en su totalidad.

 

Por ahora muchos cerveceros importan algunos productos necesarios para la elaboración de la cerveza. Siendo tan generoso el suelo de Bolsón y además con su microclima característico, muchos creen que el día de mañana podrán plantar, cosechar, y fabricar en El Bolsón todos los ingredientes que hagan falta para crear una cerveza Patagónica 100 por 100 y además, dotada de un sabor único en el mundo dadas las condiciones ideales para el cultivo de la región y las particularidades que cada especie desarrolla en territorios diferentes.

Algunas variedades fabricadas en El Bolsón:

Tipo de cerveza: Pilsen - Lager

 Ingredientes: Agua - Malta - Lúpulo - Levaduras

 Grad. Alcohólica: 5,2 %.

Descripción: Inspirada en la típica y tradicional cerveza estilo Pilsen, fermentada a bajas temperaturas, es de color dorado y logra en especial equilibrio de aroma, cuerpo y sabor.

 Temp. de consumo: 0 a 4 º C.

 

Tipo de cerveza: Oscura tipo Bock

 Ingredientes: Agua - Malta tostada - Lúpulo - Levaduras

 Grad. Alcohólica: 6,2 %

 Descripción: Cerveza oscura debido al tostado de la malta. La maceración del grano se hace en forma programada para obtener un cuerpo y dulzura particular.

 Temp. de consumo: 1 a 5 º C

 

 

Tipo de cerveza: Tipo Ale

 Ingredientes: Agua - Malta ligeramente tostada - Lúpulo - Levaduras

 Grad. Alcohólica: 3,9 %

 Descripción: Cerveza de alta fermentación a base de maltas propias suavemente tostadas. Es una cerveza de color rojizo, con mas cuerpo y menor graduación Alcohólica.

 Temp. de consumo: 0 a 4 º C

 

 Tipo de cerveza: Weizenbier

 Ingredientes: Agua - Trigo - Cebada - Lúpulo - Levaduras.

 Grad. Alcohólica: 5 %

 Descripción: Clásica cerveza de Alemania, preparada con trigo orgánico del Valle de Epuyén. De sabor intenso, muy espumosa y menos lupulada; con la turbidez propia de una cerveza sin filtrar.

 Temp. de consumo: 0 a 4 º C

 

Tipo de cerveza: Triple Bock

 Ingredientes: Agua - Malta tostada - Lúpulo - Levaduras

 Grad. Alcohólica: 9 %

 Descripción: De alto contenido alcohólico, es una cerveza cremosa, de gran cuerpo, espuma consistente y bien oscura.

 Temp. de consumo: 4 a 10 º C

 

 Tipo de cerveza: Rauchbier Bamberg

 Ingredientes: Agua - Malta tostada (a fuego de leña) - Lúpulo - Levaduras

 Grad. Alcohólica: 6,2 %

 Descripción: Típica cerveza de Bamberg (Alemania). Resultado de tostar la malta con leña del bosque en forma directa al viejo estilo europeo.

 Temp. de consumo: 2 a 6 º C

 

 

Tipo de cerveza: Cerveza Compuesta

 Ingredientes: Agua - Malta - Lúpulo - Ají - Levaduras

 Grad. Alcohólica: 5,2 %

 Descripción: Cerveza rubia de maduración especial, preparada con ají picante. Ideal para quienes gustan de sabores realmente intensos.

 Temp. de consumo: 0 a 4 º C

 

 

Tipo de cerveza: Cerveza Compuesta

 Ingredientes: Agua - Malta - Miel - Lúpulo - Levaduras

 Grad. Alcohólica: 6,3 %

 Descripción: Cerveza especial preparada con elementos propios de las cosechas otoñales. Posee un dejo de sabor dulce en el final del paladar, propio de la miel empleada.

 Temp. de consumo: 0 a 4 º C

 

 

Tipo de cerveza: Frutada

 Ingredientes: Agua - Malta - Frambuesas - Lúpulo - Levaduras.

 Grad. Alcohólica: 4,5 %

 Descripción: Elaboradas a partir de mostos fermentados con Frambuesas, combina el sabor de una excelente cerveza con el dulzor de la fruta.

 Temp. de consumo: 0 a 4 º C

 

 

Tipo de cerveza: Frutada

 Ingredientes: Agua - Malta - Cerezas - Lúpulo - Levaduras

 Grad. Alcohólica: 4,5 %

 Descripción: Elaboradas a partir de mostos fermentados con cerezas, combina el sabor de una excelente cerveza con el dulzor de la fruta.

 Temp. de consumo: 0 a 4 º C

 

 

Tipo de cerveza: Frutada

 Ingredientes: Agua - Malta - Cassis - Lúpulo - Levaduras

 Grad. Alcohólica: 4,5 %

 Descripción: Elaboradas a partir de mostos fermentados con Cassis, es tal vez la mas acida de las cervezas frutadas.

 Temp. de consumo: 0 a 4 º C

 

 

Tipo de cerveza: Cerveza fuerte de Maíz

 Ingredientes: Agua - Maíz - Lúpulo - Levaduras

 Grad. Alcohólica: 7 %

 Descripción: Producto libre de Gluten, Apto para Celiacos

 Temp. de consumo: 0 a 4 º C

 

 

Tipo de cerveza: Cerveza fuerte de Maíz

 Ingredientes: Agua - Maíz - Café - Lúpulo - Levaduras

 Grad. Alcohólica: 8 %

 Descripción: Producto sin Gluten, Apto para Celiacos

 Temp. de consumo: 0 a 4 º C

 

 

Tipo de cerveza: Cerveza fuerte de Maíz

 Ingredientes: Agua - Maíz - Frambuesas - Lúpulo - Levaduras

 Grad. Alcohólica: 5 %

 Descripción: Producto sin Gluten, Apto para Celiacos

 Temp. de consumo: 0 a 4 º C

 

 

Tipo de cerveza: Mosto de cerveza oscura no fermentado

 Ingredientes: Agua - Malta tostada - Lúpulo

 Grad. Alcohólica: 5 %

 Descripción: Producto alimenticio de alto valor energético. No Alcohólico.

 Temp. de consumo: 0 a 10 º C

 

Agradecemos el gran aporte realizado por Bolsonweb.com al desarrollo de la industria cervecera Patagónica.

Fuente: http://www.bolsonweb.com/cerveza_bolson_patagonia_argentina_produccion.htm